13 septiembre, 2008

Homenaje a Ana Pelegrín, la flor de la maravilla


He recogido en esta entrada los comentarios que habéis escrito en el blog sobre Ana Pelegrín y los de la revista Babar, así como enlaces que en estos días hablan de Ana y su obra, la más hermosa flor de la maravilla. Gracias por vuestras aportaciones y testimonios.
Ana Pelegrín, La Flor de la Maravilla
Es tu herencia, querida Ana, te seguiré buscando: "Cuentan las viejas consejas que existe una flor oculta que cura las heridas de los hombres y es larga y azarosa su búsqueda". Ahora tu palabra fascinante comienza a anular el tiempo. Tu voz, como un brillante, ilumina mis recuerdos. Teníamos que hablar aún de tantas cosas... en esta Sevilla que te debe lecturas prodigiosas entre estudiantes de su Universidad, al lado del Gran Río. No llegamos a tiempo para que las Rosas de Juan Ramón Jiménez, esa Antología en hitos de piedra que soñamos juntas,(y se ha quedado con las alas rotas en el Parque Alamillo) fuera inaugurada por tu dulce cantar en prosa y en verso. Pero yo te mando palabras como globos, palabras como mariposas, palabras cometa, barriletes, y cariocas de agradecimiento en colores, te las mando al cielo de nubes rosas, violetas, gualdas.. y a esta pantalla vibrante donde tanto se te ama también. Para todos, el consuelo, si es que lo hay, de tu memoria regalada a fuerza de sapiencia (sabrosa ciencia), trabajo, pasión y alegría sin límites. Gracias y aquí seguimos buscando tu "llolay, liri bleu, flor de agua, flor de mayo..."
Lola González Gil
Me uno al sentimiento de dolor y de orfandad que deja la partida de Ana Pelegrín. ¡Ha sido un referente tan importante en mi formación y en la de tantos amantes de los cuentos...! He leído y recomendado cientos de veces sus libros... Y lo seguiré haciendo, porque su obra sigue viva. Me encantó conocerla en persona y hablar con ella en alguna de las reuniones de la Asociación. La última, en la celebración del 25 aniversario.Desde Murcia, un sentido abrazo para todos sus Amigos. Aurora
Descanse en paz, Ana, felizmente realizada en la belleza. María García Esperón.
No la conocí, pero me hubiera encantado. Para mi es una verdadera tragedia para todos los que amamos la literatura y en especial la poesía popular o de tradición oral popular.Escribir no es lo mio, así que el único homenaje que puede hacer a esta gran mujer es buscar en la biblioteca sus libros publicados y releerlos, os recomiendo cualquier lectura de sus antologías poéticas para niños y jóvenes publicadas o la recopilación del Huerto del Limonar, un libro delicioso, aunque su aportación al conocimiento de la tradición popular y la poesía es mucho mayor.En las bibliotecas, Ana Pelegrín no ha muerto, seguirá viva eternamente. Volvoreta
Una triste noticia para todos y una gran pérdida para la literatura y la poesía infantil.
Siento de corazón esta gran pérdida, un referente importantísimo en la investigación de la tradición oral y de la poesía infantil. Doctora en Filología Hispánica y profesora de la Universidad Politécnica. Yo siempre recomiendo 'La aventura de oír' (reditado por Anaya) y 'Poesía española para niños'. En el 2007 publica 'Huertos del limonar. Poetas del 27' en Edelvives, un libro maravilloso. Una enamorada de los niños, de la lectura, de sus juegos y de la palabra como contaba en 'La flor de la maravilla' : "Persiguiendo su imprevisible presencia me he extraviado en el laberinto múltiple de las voces que hablan del prodigio y he vislumbrado su íntegro poder floreciendo en el florilegio de los romances, los recreos y las retahílas que hechizan a los niños y a cuya fascinación me he rendido cada vez que la palabra comenzaba a anular el tiempo".
Carmen Fernández Etreros
Hoy la Primavera viaja entre lágrimas hacia el Sur...Una pérdida enorme para todos.
Alicia Esain
Ahora es cuando uno se queda sin palabras. Uno está contestando a este correo porque Ana Pelegrín le animó a llevar la aventura de contar y de oir por estas tierras. Junto a ella hicimos cosecha de cuanto en tierras de Zamora existía entonces, por el 85, hablamos a maestros, dijimos a los padres y nanas y versos, y cuentos y romances aprendimos de memoria porque como a una maestra buena obedecíamos. Por alguno más pero sobre todo por ella me marcho cada curso por todos los colegios contando los mil cuentos que suman mi tesoro. Nos hizo hermanos a todos al compartir sus motivos y ahora somos todos sus apenados huérfanos. Amigo Pedro, le dices a la muerte que se joda porque va a seguir viviendo con nosotros. Arrorró Ana arrorró que tu vida nos parió que si no nos hubiera parido dónde estaría yo. Un abrazo. Fernando Martos
Me acabo de quedar paralizada de la noticia por lo inesperado. Fue profesora mía de un curso sobre tradición Oral allá por los años 80 en las Escuelas de Verano que se realizaban en la Universidad Autónoma de Madrid. Gracias a personas como ella (Felicidad Orquín, Federico G Nebras...entre otros) empezaban a respirarse otros aires. Sembró palabras y poemas. Sueños y deseos para que el patrimonio oral no se perdiera en las generaciones venideras. ANA, GRACIAS, SEGUIREMOS CADA CUAL ATENDIENDO A NUESTRO JUEGO NO TE OLVIDARÉ.
Mary Carmen Tostado
Hola a todos los babarianos, lamento enormemente, tan sensible escritrora a quienes mucho nos ha ayudad...., La Plata Pcia. de Bs.As. Argentina... mi eterno amor para ella ira donde este su alma!!!
Cladia Edith
Deseo unir mi tristeza a la de todas las personas que lamentan el fallecimiento de Ana Pelegrín. Desde que la conocí, en un inolvidable curso de expresión dramática al que asistí como alumno en Durango, en 1978, fue siempre un referente imprescindible en mi trabajo como docente. Como investigadora, como escritora y como profesora, su valía es incuestionable. Como persona era excelente, y siempre tenía palabras de ánimo y de entusiasmo. Además de su recuerdo, nos quedan sus libros, que siguen siendo imprescindibles.
Agustín Fernández Paz

Desde Colombia tambien me uno a este pesar, trabajé por mucho tiempo con su libro Poesía Española para niños, es una gran pérdida para todos los que con amor logramos que niños y niñas se acerquen a la poesía. Mariela Guerrero

La pérdida de Ana Pelegrín

A Pedro Villar y quienes tuvieron el honor de conocer a Ana Pelegrín y a quienes la escuchamos a través de su obra sin llegar a verla estas palabras de remembranza. En nuestra Amazonia los viejos sabios indígenas nos enseñan que morimos tres veces, una cuando el cuerpo se ausenta, otra cuando el alma parte y la última cuando ya no somos recordados. Ana seguirá viviendo y acompañándonos a través de su obra que tanta luz nos brinda. Desde Colombia, Paloma Herida,
Vilma Gómez
Estimados suscriptores de WebLitOral:
Imaginamos que ya conocéis la triste noticia, el fallecimiento de Ana Pelegrín esta misma semana. Para nosotros, como educadores, Ana Pelegrín siempre fue un referente imprescindible en el trabajo con la literatura de tradición oral, primero desde aquel descubrimiento de La aventura de oír y más tarde gracias al derroche de
sensibilidad de sus antologías poéticas. Hace unos meses contrajimos con ella una pequeña deuda que no podremos cumplir: enviarle la nueva guía de literatura oral en la que había colaborado generosa y desinteresadamente y que no saldrá, malditas imprentas, hasta dentro de unos días. Ahora, conocida la noticia, sin habernos recuperado aún del mazazo, queremos compartir con vosotros y vosotras sus palabras a través de aquella entrevista que hace dos años nos concedió. Es nuestro pequeño homenaje para que se conozca su labor más allá de la propia existencia. Porque si hubo en nuestro trabajo una flor que nos maravilló, esa fue Ana Pelegrín. GRACIAS. Aquí, su entrevista:
Mi profesión y lugar de trabajo me permitió conocer a Ana Pelegrín en un momento delicado de su vida. Apenas hablamos durante una hora, sobre todo de poesía, pero dejó una gran huella en mí con su presencia y su palabra. Fui a verla, porque deseaba leerte algunos de los poemas del Huerto del Limonar,su última antología, que tan generosamente me había regalado. Mi sorpresa fue descubrir que había fallecido el día 11 por la mañana. No pude despedirme de ella y sentí la necesidad de escribir un sencillo poema en recuerdo de tan maravillosa persona, en recuerdo de Ana Pelegrín:
Te añoro y te lloro
en tu lecho caliente,
tu cuerpo ausente.Siento no haberme despedido.Deseaba cogerte de la mano,que sintieras mi calor,decirte que admiro tu trabajo,que admiro tu pasiónpor la literatura,por la poesía,por la vida.Deseaba leertealgunos poemas,rescatar la luzde tu conciencia,sentir el fluir de las palabrascon la esperanza de reconfortarte en un dulce sueño.Me regalaste una gran oportunidad,conocerte a tí y tu última antología,dentro una nota tuya.Yo no te regalé nada.Te dije lo que necesitabas oír,que volverías a ser tú, que volverías a escribir, a retomar tu vida pasada,tu vida robada.Fuiste valiente en tu viaje,querías navegar en alta mar,conocer un nuevo mundoy regresary crear ilusionesy perfilar sueños,antiguos o nuevos.Tu presencia, tu voz,tus palabras un regalo para mis oídos.Tu energía, tu espíritu inquieto,¡qué maravilla!Tu memoria, tu agilidadpara el verbo y la palabra,tu voluntad sesgada.Mi querida Ana,cómo brilla tu trabajo, fruto de tu alma encendidapor las pasiones vividasde todos los poetasque reviven en tus antologías.Siento no haberme despedido de tí,regalarte un pedacito de mí,que te acompañe en tu largo viaje,que te recuerde que formas parte de mí. Montserrat Solís
He han dicho, Ana, que has muerto, Y debe ser verdad. Por que estuve en tu despedida y supe del dolor de tu ausencia.Y sin embargo, te veo en los libros que me recomendaste, en los romances que memoricé contigo, en ls pasión por enseñar que aún descubro con mis alumnos, en estas tardes de septiembre en las que siempre hay un poema cerca.Todo lo que sé a ti te lo debo. Gracias por el tiemnpo, por la vida, por tu generosidad extrema. Gracias, Ana. JESUS ANGEL REMACHA
Enrique Péres Díaz: Buen viaje, Ana peregrina
María Rosa Serdio: Se ha ido la voz
Pep Bruno: Ana Pelegrín
Gonzalo García "Darabuc": Para Ana Pelegrín
María Jesús Ruiz: Ana Pelegrín (1938-2008)
Pícarus Mundi: Adiós a Ana Pelegrín
Isabel (Blog Miradas): Un día triste, uno
Espacio de LIJ: Homenajes lij
María García Esperón: El huerto de Ana Pelegrín
Jesús Ángel Remacha: Ana Pelegrín

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por que me tuviste que dejar el día que cumplía mi mayoría de edad?? Si yo lo que quería era ir a verte... Ya que no me dejaban, Necesitaba verte ! me hubiera encantado poder despedirme de ti. Ahora en cada cumpleaños no se si reir o llorar ya son 3 años de tu ausencia y no te olvido... De esos veranos tan especiales y divertidos que pasábamos juntas en el pueblo, cuándo nos recorríamos todo Madrid del bracito, cuándo me cuidabas, cuándo me llamabas en mi cumpleaños cantándome " las mañanitas", y mil cosas más toda está gente te conoce por todo lo que has trabajado y has ganado en tu vida... Pero yo tuve la gran suerte de conocerte como persona. Te hecho de menos tía !

PEDRO VILLAR SÁNCHEZ dijo...

Estimada amiga, muchísimas gracias por compartir tu testimonio y tu cariño a mi adorada Ana Pelegrín.

Publicar un comentario en la entrada

 
;