25 septiembre, 2009

La memoria y el sol. Iluminando la literatura infantil


Desde Argentina y de la mano inteligente y lúcida de Alejandra Moglia nos llega un interesante blog de literatura infantil y juvenil, La memoria y el sol. En la sección Acerca de mí , Alejandra escribe uno de los textos más hermosos que he leído, totalmente alejado de convencionalismos, datos superfluos y palabras vacías. Que lo disfrutéis, es pura poesía.

Me llamo Alejandra, me desempeño como bibliotecaria en bibliotecas escolares. Mi signo es Acuario. Nací en 1965 en el país del no me acuerdo. Sin embargo, mi infancia y su memoria están en mí junto con mi adolescencia. Busco en ellas y encuentro a todos mis seres queridos y amigos, a mi colegio, a mi perro Matute y mi loro Pinino, a mis vecinos, a los juegos en la vereda y las calles de adoquines, el vestido de sevillana que me hizo mi mamá, las castañuelas que nunca tuve, los títeres, la sonrisa y el guiño de Goyeneche cruzándomelo frente a la calesita del Parque Saavedra. Huele a verano con aromas de paraísos en flor y jazmines del país, tiene sabor a cocina italiana casera, chocolate Jack y helado de dulce de leche. Hay caricias y besos, y muchas preguntas. Hay respuestas mágicas y amorosas, y astronautas en la luna. Resuenan las risas, las voces de mis abuelos y la de María Elena Walsh junto a las marchas militares que van ganando terreno. Adentro de casa hay alegría. Afuera intuyo miedo y silencio. Hay luz y oscuridad. Hay felicidad y dolor. Hay libros y libros y más libros, muchos libros, y discos, muchos discos: cuentos, poesías, canciones están allí. Todo está allí a mano para cuando lo necesito. La luz y la felicidad para seguir adelante. El miedo y el dolor para no olvidar.

2 comentarios:

Alita - Literatura Infantil dijo...

Gracias, Pedro por tu comentario. Te estoy enormemente agradecida. Te mando un abrazo.

María García Esperón dijo...

La Memoria y el Sol es un paraíso.
Y este texto de Alejandra Moglia es exactamente eso: la memoria alumbrada de sol.
Un abrazo para Pedro que se lo ha traído, y otro para ti, Ale.

Publicar un comentario en la entrada

 
;