09 diciembre, 2008

Mercedes Calvo, testimonio de la poesía

Mercedes Calvo
Imagen tomada del blog de Héctor Vargas Isita

El pasado cinco de diciembre, en ciudad de México, la maestra y escritora uruguaya, Mercedes Calvo, recogió el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2008, el más importante galardón de poesía para niños. El acto, organizado por la Fundación para las letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica, se celebró en el Papalote Museo del Niño. Cuentan los que allí estuvieron de la luz de las palabras de Mercedes que encandilaron y emocionaron a niños y adultos:
La poesía para niños es considerada marginal, pero es un medio fundamental para abrir a los pequeños las puertas de la sensibilización artística y brindarles herramientas para expresarse. Tiene una gran riqueza de significados que cada niño le da y la complementa de acuerdo a su historia y contexto familiar y social. Mis versos no están completos hasta que un chiquitín los lee y los hace suyos. Escribo versos para que alguien los tome, los recorte, los lea, los haga suyos añadiéndoles su propia historia, porque sólo así llegan a ser poesía. Los niños hacen poesía más profunda porque tienen los sentimientos a flor de piel. Ellos no se limitan o cohíben por lo que pueda opinar la gente de sus textos, plasman sus alegrías, tristezas y ausencias. Viven en un mundo de poesía y los libros que leen sólo recogen ese universo mágico y lo presentan en formato de versos, escriben sobre lo que les inquieta, emociona o aflige y son capaces de tocar cualquier tema: la muerte, la ausencia de seres queridos, el cómo nacen los bebés o simplemente un juguete.

"Los espejos de Anaclara" surgió de una inquietud, al mirarme en el espejo decía: ‘ésta no soy yo, ésta es simplemente mi envoltura. Mi yo, mis sentimientos, no se ven, pero quizá un día sí logre verlos en este espejo. No lo escribí para niños. Más bien lo escribí desde mis recuerdos de niña. Cómo yo me buscaba en los espejos, tratando de descubrir quién estaba oculta desde ese rostro. Decía yo no soy esos ojos que se ven. Yo estoy adentro, a ver dónde estoy y cómo soy. Anaclara se busca. Yo me estoy buscando todavía y creo que todos nos buscamos sin encontrarnos nunca. Anaclara indaga qué hay detrás. Siempre me fascinaron los espejos por lo que representan. Eso de la apariencia y la realidad, lo que es fantasía y lo que no. Ese ir por la orillita, por el umbral. Anaclara somos todos. Los adultos que no dejamos de ser niños.

En la entrevista previa al acto protocolario confesó que no se le dificulta acercase a los niños, pues cree que están ávidos de leer. La musicalidad de las palabras es importantísima. La poesía entra por el oído y por el corazón. No sé si es difícil o fácil este género. Sólo sé que es mi forma de expresión. Me siento muy cómoda en la poesía.


Mercedes Calvo con "Los espejos de Anaclara" devuelve a la poesía para niños uno de los aspectos más profundos y poéticos del lenguaje. (P.V.)

Hoy tuve la oportunidad de conocer a Mercedes Calvo y verla interactuar con los niños. Puedo decirte que nunca antes vi algo semejante. Nunca. Con ningún tipo de autor, y mucho menos poeta. Niños extasiados y atentos, a quienes una persona de gran sencillez les acercaba las palabras para jugar con ellas, y los temas de la realidad y el imaginario como quien fuera un mago habituado a sacar palabras de los niños y hacer poesía con ellas. Mercedes es alguien que parece conocer hondamente lo humano y el papel de la fantasía en su configuración y supervivencia. Sin duda es una maestra en más de un sentido. Nos conmovió hasta las lágrimas. No exagero. (Alguien que sí estuvo allí)
Enlaces:

Blog de María García Esperón
Blog de Héctor Vargas Isita, El desliz de la palabra

Prensa Fondo de Cultura Económica

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;