20 enero, 2008

Versos que amé - Eduardo Galeano

Faro de Santa Pola (Alicante). Fotografía de P. Villar

Aunque no sea formalmente poesía, las "ventanas", los "abrazos", "las palabras andantes" , las "bocas del tiempo" de Galeano lo son:

La función del arte/ 1
Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.
Cuando el niños y su padres alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
¡Ayúdame a mirar!
(De El libro de los abrazos. Siglo XXI de España editores, 1989)

La llegada
El hijo de Pilar y Daniel Weinberg fue bautizado en la costanera. Y en el bautismo le enseñaron lo sagrado.
Recibió una caracola:
-Para que aprendas a amar el agua
Abrieron la jaula de un pájaro preso:
-Para que aprendas a amar el aire
Le dieron una flor al malvón.
-Para que aprendas a amar la tierra.
Y también le dieron una botellita cerrada:
-No la abras, nunca. Para que aprendas a amar el misterio.

(de Las palabras andantes. Siglo XXI de España editores, 1993)



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;